Logo InfoCasas
Categoría: Arquitectura & Urbanismo, 23 Diciembre, 2016

La poética del espacio

 La poética del espacio

¿Qué significado tiene lo que llamamos “hogar”? Una reflexión del Arquitecto Facundo Baudoin sobre lo que constituye a la casa y al espacio privado. 


 
Si la calle es lo público,  ¿qué significado puede tener lo privado, ese lugar donde habitamos cuando retornamos del trabajo? Dos aspectos son relevantes en la redefinición del hogar urbano. El primero es que el hogar ha dejado de ser el lugar de la espera de la cosecha, definida por el clima estacionario de la vida agraria. En cambio, es ahora el lugar de la espera de la noticia del porvenir, que enmarca la incertidumbre, el lugar seguro para la planificación y el futuro. Se trata pues del lugar de espera y concreción de los sueños, acaso esa proyección alejada, que desde la ventana  se vislumbra como futuro. Así dice Perrot:
 

 
En segundo lugar, se tiene al hogar como el escenario del resguardo seguro e  inmunológico, que como el placentero vientre de la madre acoge las relaciones emocionales tejidas con él. Es así que la casa es nuestro primer rincón en el universo, en el que se recupera y vive la memoria potenciada por el sueño venidero. Es el lugar de la calma, en el que los elementos más llanos de lo cotidiano se reúnen con la serenidad del pensamiento. 

 
El interior del hogar nos remite a la sensación de estar en el vientre materno (como ilustra Leonardo Da Vinci en estos estudios)
 

El agua de caída en el patio, la caja de galletas en un particular armario, el recuerdo dócil de una caricia o el aroma dulce del árbol de naranjas, son imágenes que persisten y se convierten en el sueño, en el ideal de la vivienda. No hay espacio que se proyecte fuera de la memoria.  Es así que la luz y la gota derramada, las fotos en la repisa, la escenografía de los muebles cotidianos son parte del hecho simbólico del habitar. 
 
Pero qué permanece, qué se hace trascendente y constante en la recuperación del espacio de la vivienda: la persistencia de imágenes que devienen simbólicas y recurrentes en el tiempo. La definición del espacio a partir de cómo se interactuaba en él (la abuela en la biblioteca, por ejemplo) es una muestra palpable de cómo lo habitual, lo doméstico, la rutina,  trascienden en la cultura del habitar. 
 
Nace de esta forma la poética del espacio. En el pasado inmemorial se construye la base del nuevo espacio de resguardo. La casa, ese proyecto de transformación  del ser humano nos permite madurar para poder ya no solo ver el mundo desde la ventana de la espera de los sueños, sino para concretar los mismos en el mundo externo. 









¡Comparte con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?